miércoles, 4 de marzo de 2020

Nueva novela de Martí Domínguez: "El espíritu del tiempo"



Una novela que ha aparecido recientemente en castellano, extraordinaria y por eso absolutamente recomendable, es El espíritu del tiempo, del escritor madrileño afincado en Valencia Martí Domínguez. Tuve ocasión de escribir una breve reseña de esta novela en el suplemento cultural "Babelia" del diario "El País". Debido a problemas de espacio salió un poco recortada, así que dejo aquí el texto original que envié al suplemento.


El espíritu del tiempo


El ocaso de los dioses


En 2007 reseñé en “Babelia” la espléndida novela El regreso de Voltaire, de Martí Domínguez (Madrid, 1966), doctor en biología, profesor de Periodismo, y un maestro en el arte de comprender a grandes personalidades de la Historia; así lo demuestran sus novelas sobre Buffon y Goethe, por ejemplo. Ahora aparece El espíritu del tiempo, obra extraordinaria que transmite un sobrio equilibrio y enorme profundidad. El peliagudo tema del que trata deja atrás el esperanzador Siglo de las Luces para llevarnos al aterrador “ocaso de los dioses” hitleriano.
Concebida como la autobiografía de un científico austríaco, estudioso de los animales y afín al nacionalsocialismo (trasunto de un personaje real del que no se revelará el nombre), la novela recrea su paradójica trayectoria vital. Como joven investigador cuando Austria se incorpora al Tercer Reich, sus estudios sobre hibridación y genética animal cayeron bien a los gerifaltes nazis, embarcados a su vez en estudios eugenésicos para mejorar la raza aria; por eso lo promueven para que haga carrera en la universidad (nido de ideólogos y comandita de enchufados); y terminará comprometido —más o menos a su pesar— en los planes de eugenesia humana que las SS implantaban en la Europa del Este. 
         Martí Domínguez conduce con firmeza un relato bien calculado que va cobrando cada vez más interés, y en el que las teorías científicas dan paso a truculentos hechos de la II Guerra Mundial, tales como el rapto sistemático de niños con “rasgos arios”, robados a sus padres por los nazis a punta de pistola, en Polonia y Ucrania, para su “germanización”. Nos introduce asimismo en las Lebensborn, los centros estatales donde mujeres racialmente puras se dejaban preñar como deber patrio por hombres de las SS —sementales de gran pureza aria también—, con vistas al mejoramiento genético de los futuros soldados. Sus hijos serían propiedad del Estado.
Las escenas escabrosas son las justas, poco las necesita la atmosfera de horror totalitario que se palpa desde las primeras páginas en esta apasionante novela, por lo demás, tan llena de sorpresas.

L. F. M. C.


viernes, 28 de febrero de 2020

Mesa de novedades II, "Fin" de David Monteagudo


Continuamos con algunas novedades literarias de este invierno.

Sentí curiosidad por leer la novela "Fin", de David Monteagudo, aprovechando que la nueva editorial Rata publica estos días una nueva edición conmemorando el décimo aniversario de la publicación de esta novela.

"Fin" apareció por primera vez en la editorial Acantilado. Por lo visto, el editor de Acantilado —de acuerdo con el autor del libro— cambió el final original de la novela. En esta edición de Rata se dan los dos finales: el que apareció en la edición de Acantilado y el que Monteagudo tenía previsto y que no se publicó. Es un acierto por parte de la editorial Rata presentar a los lectores los dos finales, y que cada cual se quede con el que más le guste, aunque en esencia ambos conducen a lo mismo. Por mi parte, me gusta más el original que el publicado en Acantilado. 

A David Monteagudo se le recibió a bombo y platillo hace diez años en el circo de las letras; se le elogió como a un autor revelación. Se habló de su duro trabajo en una fábrica de cartones (ha contado parte de su experiencia de aquellos años en otro libro, también editado por RATA) y se le pintó como a un héroe de las escritura por su tesón, y por ser capaz de consagrarse en alma a la literatura pese a sus madrugones para acudir a la fábrica y la fatiga física. Su afición por la lectura desde niño ha dado sus frutos, su imaginación y su talento han hecho lo demás.

David Monteagudo: Fin
Si se supera la impresión de novela juvenil que tal vez puedan procurar las primeras páginas de "FIN", muy dialogadas, y nos dejamos llevar por la intriga que empieza enseguida, en este caso la novela nos ha ganado y terminará por arrastrarnos hasta el final.

Para mi gusto la novela no puede ser tomada en serio como "gran literatura", pero sí como literatura de entretenimiento, de género, menor.

Los personajes quedan algo definidos por los diálogos, por sus palabras y expresiones; el lector tiene que imaginarlos a través de sus palabras y sus acciones; a menudo tenemos la sensación de que sólo son clichés. Su psicología es poco complicada.

Lo que de verdad engancha es la situación, la atmósfera del relato; ella es la que causa que éste vaya ganando  en intensidad, conforme ésta se torna cada vez más ominosa y opresora. El suspense que se va generando en torno a los acontecimientos es cada vez mayor.

La trama: unos amigos —una pandilla antaño muy unida— se reúnen después de 25 años sin haberse vuelto a ver. Nieves ha llamado a todos por teléfono para invitarlos a una fiesta nostálgica que se celebrará en un refugio ubicado en un paraje solitario y agreste, allí estuvieron hace veinticinco años de acampada y contemplaron las estrellas. En aquella fecha juraron solemnemente que en 25 años volverían a reunirse allí. Así que se reúnen de nuevo para volver a contempla el cielo estrellado mientras oyen de fondo sus canciones favoritas de aquellos tiempos. Años 80 del pasado siglo, según alusiones…

Antes de que estén todos, la luz se va a media noche y, a partir de ahí, comienzan las aventuras y lo ominoso se transforma en pesadilla. Pero no es una novela sangrienta ni cruel. Simplemente, la gente desaparece de repente,  ¿a dónde van cuantos desaparecen? ¿Cuál es la causa? Tal vez un misterioso miembro de la pandilla que no ha llegado a la reunión a pesar de que había anunciado su visita?

No revelaré nada más. Sólo diré que he leído la novela casi de un tirón y que me ha mantenido intrigado y esperanzado, intrigado por ver cómo se desenvolvía el inmenso misterio al final. ¿Cómo lo haría Monteagudo? ¿De qué sería capaz? … Mejor que cada lector saque sus propias conclusiones; la que saco yo: una novela muy entretenida, que promete mucho, pero una novela con ciertas deficiencias que la anulan como obra literaria magna y queda en mera obra de género: terror, misterio… ciencia ficción. Y el final…

La novela tiene escenas espléndidas que recuerdan a los clásicos del terror: W. H. Hodgson, Stephen King,  Lovecraft… pero más allá del divertimento, del homenaje a este tipo de literatura no llega… Sin embargo, gustará a apasionados del suspense y de las novelas juveniles de misterio, también a los amantes de las catástrofes y del fin del mundo.










martes, 18 de febrero de 2020

Mesa de novedades I



Febrero de 2020

Mesa con algunas novedades literarias



Cuadernos
La editorial Tusquets inaugura su "Biblioteca Cioran" con dos títulos del gran pensador pesimista rumano. Ambos harán las delicias de los seguidores de este autor, caracterizado por su bilis negra contra sí mismo y contra el mundo. El primer volumen de la colección es la reedición de los cuadernos de notas completos que Cioran escribía en privado a modo de dietario personal. Las anotaciones se extienden desde 1957 hasta 1972; las entradas y reflexiones son espontáneas, y menos trabajadas que en los libros que ya conocemos, pero no por ello menos jugosas. Éste es un libro, como lo son todos los suyos, que está hecho para hojearlo con tranquilidad y abrirlo por cualquiera de los años que comprende; las anotaciones son siempre reiterativas en su manera de ser, puesto que constantemente se refieren a las miserias de la existencia, a la desesperación, a la parte menos vistosa de la vida. Cabe preguntarse cuando las leemos: ¿hay mucho de pose en Cioran? ¿Es sincero? ¿Tan quemado estaba, tanta amargura sentía? En cualquier caso, Cioran es la marca de un estilo propio; gustará mucho o poco, pero leyéndolo siempre se encuentra algo que merece la pena; alguna reflexión lúcida que no pasa desapercibida al lector discreto; en el momento idóneo, siempre nos depara algún consuelo; proporciona paz al desesperado cuando éste ve a Cioran todavía más desesperado que él; y su lectura es regocijante para el escéptico.

Junto a los Cuadernos, Tusquets  publica en nueva edición el primer libro de CioranEn las cimas de la desesperación, de 1933 (Publicado la primera vez en castellano también por Tusquets en 1991). Ahí estaba ya presente el estilo de Cioran y todo lo que llegaría a ser después.


Consuelo de la filosofía
Para los inconsolables se escribió una de las piezas más leídas y admiradas de la historia de la filosofía y del pensamiento: Consuelo de la filosofía, del erudito y filósofo romano Boecio (Roma, 480-Pavía, 524).

Injustamente acusado y encarcelado por Teodorico el Grande, Boecio imaginó en prisión que dialogaba con la Filosofía —que se le aparece en forma de mujer— en busca de consuelo para sus cuitas, así como para calmar su desesperación. El consuelo llegó con los atinados razonamientos de la magna aparición imaginada. En boca de la filosofía puso Boecio todos sus conocimientos filosóficos, extraídos del estudio de los grandes pensadores de la Antigüedad, desde Platón a los estoicos. Mediante su recuerdo quería dar placidez a su corazón y a los corazones de cuantos después de él sufrieran de aflicción.

El estilo es claro y asequible para cualquier público medianamente culto (a ello contribuye con excelencia la estupenda traducción de Eduardo Gil Bera). Así que es un placer leer a Boecio, sobre todo en estos años nuestros en los que el falso brillo de las apariencias o la literalidad mundana más absurda deslumbran y sirven de guía para la vida; mientras, el pensamiento, el silencio y la reflexión permanecen aislados e infravalorados.

Sobre la historia de la angustia y la depresión la editorial Arpa publica el ambicioso estudio El mono ansioso, del novelista, ensayista y traductor Xavier Roca-Ferrer. El autor comienza con el estudio de ese estado emocional que los griegos llamaron "melancolía". Mas adelante, y a lo largo de la historia, recibió el nombre de "angustia existencial", sobre todo en el Romanticismo; y en la actualidad se caracteriza no del todo apropiadamente como "depresión". Tanto el sentimiento de la melancolía como los sentimientos de la angustia existencial y la depresión han tenido enorme influencia en el arte y la literatura. Indagar en esta influencia, demostrarla con ejemplos y anécdotas, así como con comentarios de autores y obras, es lo que pretende este estudio muy bien ejecutado y organizado de Roca-Ferrer. Es un libro de agradable lectura, para todo tipo de público (más o menos culto e interesado en estos temas de reflexión y pensamiento, y cultura en general); este estupendo estudio enseña muchas cosas de autores conocidos y muchas también de otros autores que no lo son tanto.
El mono ansioso
En "Babelia" comenté hace un tiempo otro libro de tema parecido, de la autora holandesa Joke Johannetta Hermsen: La melancolía en tiempos de incertidumbre. Este libro de Arpa incide con mayor profundidad en la historia del concepto y se centra más en los ejemplos que ayudan a entender su evolución en la historia de la cultura a través de múltiples disciplinas, desde el pensamiento y la medicina hasta el arte. Sin duda, Xavier Roca-Ferrer presenta un trabajo encomiable que merece la pena disfrutar.

De cómo tratar con las personas
Esta misma editorial ARPA reedita de nuevo un título que fue uno de los primeros de su catálogo, el estupendo manual de urbanidad (así como "manual de arte de saber vivir") del autor alemán Adolph von KniggeDe cómo tratar con las personas

En Ciudad de Azófar ya se comentó este libro en su día. En esta reedición, Arpa ha querido hacer el libro algo más ligero de páginas recortando alguno de sus capítulos más extensos y dándole la apariencia de lectura algo más ligera, y adaptable a los tiempos presentes. Von Knigge presentaba un breviario de normas para vivir en la sociedad de su tiempo; entre ellas hay algunas que algunas que hoy pueden parecer chocantes a mentes poco abiertas a la historia y los tiempos pasados en general, y que parecerán extrañas a mentes embebidas de "ideología de género" o presas en lo "políticamente correcto". En todo caso, para los lectores que esta nueva edición del Knigge les sepa a poco, siempre podrán buscar la edición íntegra. Lo importante es que esta obra estupenda, con reflexiones equiparables a algunas de Schopenhauer, Séneca o Gracián, tenga más proyección; merece la pena olvidarse del presente y dejarse llevar por la fina psicología del autor.

La potencia del pensamiento
El insustituible filósofo italiano Giorgio Agamben también está presente en esta primera mesa de novedades del mes de febrero de 2020 con dos libros muy originales, como todos los firmados por él. El primero no es nuevo, sino una reedición de un libro misceláneo, compuesto por varios trabajos muy aclamados, sobre algunos de los temas señeros de los que suele ocuparse Agamben en su reflexión acerca los pilares de la cultura de Occidente; me refiero a La potencia del pensamiento, editado por Adriana Hidalgo Editora, sello argentino que ha publicado casi toda la obra de Giorgio Agamben en español.

Trabajos sobre el lenguaje y la Filosofía y la Historia, pero también, sobre Walter Benjamin, Aby Warburg o Heidegger, (y más reflexiones sobre temas imperecederos de la cultura, como sobre la llegada del Mesías) componen un volumen ya clásico de Agamben, que traslada al lector una visión amplia de sus reflexiones, siempre tan atinadas y densas.

La editorial Mexicana Sexto Piso acaba de publicar otro libro de Agamben. En esta ocasión, de tema único: el mito veterotestamentario del Jardín del Edén. Bajo el título: El reino y el jardín, el filósofo italiano se las ingenia para tratar del tema desde todos los puntos de vista: históricos y alegóricos. Con interpretaciones agudísimas, comenta el mito del Jardín divino desde lo que es: una fuente imperecedera de ideas creadoras, éticas y estéticas, que todavía hoy, en una sociedad descreída y cada vez más literal y plana, ahíta de prejuicios contra la religión y lo simbólico, tiene mucho que decir a quienes no quieran apoltronarse en los nuevos idearios de lo cómodo y trillado, alejados de los símbolos que llenan de sustancia intelectual la vida.

Oceanografía, Eliade
Una sorpresa por parte de la editorial madrileña Hermida editores  este mes es la obra, inédita en España, del gran estudioso rumano de las religiones y los mitos Mircea Eliade: Oceanografía

De Mircea Eliade hay mucho publicado en español, pero este libro era desconocido hasta la fecha, y es un regalo para el pensamiento; un festín para quienes gustan de las reflexiones de personas singulares que sólo están comprometidas con ellas mismas, y que muestran su libertad de ideas escribiendo sin tapujos de lo que les importa. Los ensayos que contiene este libro estupendo son de antes de la Segunda Guerra Mundial, y tratan de cosas del mundo de entonces, pero también, de asuntos intemporales: sobre la amistad, el amor, de las mujeres que se creen superiores o de los hombres que se creen más que otros (y todos y a todas los pone donde ese merecen); y también encontramos jugosos comentarios sobre la tristeza y sobre los modos de superarla; entre otros muchos temas que interesarán a un público amplio. Son reflexiones de un amante de la vida, pero a la vez, de un escéptico, de un hombre cultísimo y cosmopolita; y muy apropiadas para leer en tiempos de ramplonería cultural e ideologías simplonas y partidistas, porque Eliade estuvo siempre más allá de ellas.

Cuando los inviernos eran inviernos
La estupenda editorial barcelonesa Acantilado publica un ensayo puramente invernal con el que deleitarse en invierno, si es posible al calor de la lumbre; me refiero al trabajo del joven ensayista berlinés Bernd Brunner. Su libro Cuando los inviernos eran inviernos, en traducción del gran José Aníbal Campos, es una delicia de ensayo ligero; quiero decir, sin demasiadas pretensiones de erudición (tipo Agamben), aunque sí de información. Está en la línea de estos ensayos informativos y amenos que cuentan muchas cosas anecdóticas y que nos dejan absortos y admirados. La traducción de Aníbal Campos, excelente como todas las suyas, trasmite la sensación de agrado e información a la que aspira el ensayo, lleno de curiosidades sobre el invierno, el gran general que derrotó en Rusia a Napoleón al igual que a los soldados de la Wehrmacht. El gran invierno del que aprendieron a defenderse los seres humanos desde la época de las cavernas, y del que hoy disfrutan grandes y pequeños con los juegos en la nieve. El invierno que inspiró a poetas y compositores (escuchen por ejemplo, el maravilloso pasaje del "invierno" de las cuatro estaciones de Vivaldi); y que tan proclive es a la melancolía, pero también al regocijo navideño. En suma, un ensayo muy gratificante de leer. Por cierto, Acantilado publicó el pasado año un libro excepcional también con tema invernal: los poemas de Wilhelm Müller sobre el invierno, el Winterreise, con música del grandísimo Franz Schubert. El autor del libro es el gran barítono Ian Bostridge,




Otros libros mencionados: