martes, 18 de febrero de 2020

Mesa de novedades I



Febrero de 2020

Mesa con algunas novedades literarias



Cuadernos
La editorial Tusquets inaugura su "Biblioteca Cioran" con dos títulos del gran pensador pesimista rumano. Ambos harán las delicias de los seguidores de este autor, caracterizado por su bilis negra contra sí mismo y contra el mundo. El primer volumen de la colección es la reedición de los cuadernos de notas completos que Cioran escribía en privado a modo de dietario personal. Las anotaciones se extienden desde 1957 hasta 1972; las entradas y reflexiones son espontáneas, y menos trabajadas que en los libros que ya conocemos, pero no por ello menos jugosas. Éste es un libro, como lo son todos los suyos, que está hecho para hojearlo con tranquilidad y abrirlo por cualquiera de los años que comprende; las anotaciones son siempre reiterativas en su manera de ser, puesto que constantemente se refieren a las miserias de la existencia, a la desesperación, a la parte menos vistosa de la vida. Cabe preguntarse cuando las leemos: ¿hay mucho de pose en Cioran? ¿Es sincero? ¿Tan quemado estaba, tanta amargura sentía? En cualquier caso, Cioran es la marca de un estilo propio; gustará mucho o poco, pero leyéndolo siempre se encuentra algo que merece la pena; alguna reflexión lúcida que no pasa desapercibida al lector discreto; en el momento idóneo, siempre nos depara algún consuelo; proporciona paz al desesperado cuando éste ve a Cioran todavía más desesperado que él; y su lectura es regocijante para el escéptico.

Junto a los Cuadernos, Tusquets  publica en nueva edición el primer libro de CioranEn las cimas de la desesperación, de 1933 (Publicado la primera vez en castellano también por Tusquets en 1991). Ahí estaba ya presente el estilo de Cioran y todo lo que llegaría a ser después.


Consuelo de la filosofía
Para los inconsolables se escribió una de las piezas más leídas y admiradas de la historia de la filosofía y del pensamiento: Consuelo de la filosofía, del erudito y filósofo romano Boecio (Roma, 480-Pavía, 524).

Injustamente acusado y encarcelado por Teodorico el Grande, Boecio imaginó en prisión que dialogaba con la Filosofía —que se le aparece en forma de mujer— en busca de consuelo para sus cuitas, así como para calmar su desesperación. El consuelo llegó con los atinados razonamientos de la magna aparición imaginada. En boca de la filosofía puso Boecio todos sus conocimientos filosóficos, extraídos del estudio de los grandes pensadores de la Antigüedad, desde Platón a los estoicos. Mediante su recuerdo quería dar placidez a su corazón y a los corazones de cuantos después de él sufrieran de aflicción.

El estilo es claro y asequible para cualquier público medianamente culto (a ello contribuye con excelencia la estupenda traducción de Eduardo Gil Bera). Así que es un placer leer a Boecio, sobre todo en estos años nuestros en los que el falso brillo de las apariencias o la literalidad mundana más absurda deslumbran y sirven de guía para la vida; mientras, el pensamiento, el silencio y la reflexión permanecen aislados e infravalorados.

Sobre la historia de la angustia y la depresión la editorial Arpa publica el ambicioso estudio El mono ansioso, del novelista, ensayista y traductor Xavier Roca-Ferrer. El autor comienza con el estudio de ese estado emocional que los griegos llamaron "melancolía". Mas adelante, y a lo largo de la historia, recibió el nombre de "angustia existencial", sobre todo en el Romanticismo; y en la actualidad se caracteriza no del todo apropiadamente como "depresión". Tanto el sentimiento de la melancolía como los sentimientos de la angustia existencial y la depresión han tenido enorme influencia en el arte y la literatura. Indagar en esta influencia, demostrarla con ejemplos y anécdotas, así como con comentarios de autores y obras, es lo que pretende este estudio muy bien ejecutado y organizado de Roca-Ferrer. Es un libro de agradable lectura, para todo tipo de público (más o menos culto e interesado en estos temas de reflexión y pensamiento, y cultura en general); este estupendo estudio enseña muchas cosas de autores conocidos y muchas también de otros autores que no lo son tanto.
El mono ansioso
En "Babelia" comenté hace un tiempo otro libro de tema parecido, de la autora holandesa Joke Johannetta Hermsen: La melancolía en tiempos de incertidumbre. Este libro de Arpa incide con mayor profundidad en la historia del concepto y se centra más en los ejemplos que ayudan a entender su evolución en la historia de la cultura a través de múltiples disciplinas, desde el pensamiento y la medicina hasta el arte. Sin duda, Xavier Roca-Ferrer presenta un trabajo encomiable que merece la pena disfrutar.

De cómo tratar con las personas
Esta misma editorial ARPA reedita de nuevo un título que fue uno de los primeros de su catálogo, el estupendo manual de urbanidad (así como "manual de arte de saber vivir") del autor alemán Adolph von KniggeDe cómo tratar con las personas

En Ciudad de Azófar ya se comentó este libro en su día. En esta reedición, Arpa ha querido hacer el libro algo más ligero de páginas recortando alguno de sus capítulos más extensos y dándole la apariencia de lectura algo más ligera, y adaptable a los tiempos presentes. Von Knigge presentaba un breviario de normas para vivir en la sociedad de su tiempo; entre ellas hay algunas que algunas que hoy pueden parecer chocantes a mentes poco abiertas a la historia y los tiempos pasados en general, y que parecerán extrañas a mentes embebidas de "ideología de género" o presas en lo "políticamente correcto". En todo caso, para los lectores que esta nueva edición del Knigge les sepa a poco, siempre podrán buscar la edición íntegra. Lo importante es que esta obra estupenda, con reflexiones equiparables a algunas de Schopenhauer, Séneca o Gracián, tenga más proyección; merece la pena olvidarse del presente y dejarse llevar por la fina psicología del autor.

La potencia del pensamiento
El insustituible filósofo italiano Giorgio Agamben también está presente en esta primera mesa de novedades del mes de febrero de 2020 con dos libros muy originales, como todos los firmados por él. El primero no es nuevo, sino una reedición de un libro misceláneo, compuesto por varios trabajos muy aclamados, sobre algunos de los temas señeros de los que suele ocuparse Agamben en su reflexión acerca los pilares de la cultura de Occidente; me refiero a La potencia del pensamiento, editado por Adriana Hidalgo Editora, sello argentino que ha publicado casi toda la obra de Giorgio Agamben en español.

Trabajos sobre el lenguaje y la Filosofía y la Historia, pero también, sobre Walter Benjamin, Aby Warburg o Heidegger, (y más reflexiones sobre temas imperecederos de la cultura, como sobre la llegada del Mesías) componen un volumen ya clásico de Agamben, que traslada al lector una visión amplia de sus reflexiones, siempre tan atinadas y densas.

La editorial Mexicana Sexto Piso acaba de publicar otro libro de Agamben. En esta ocasión, de tema único: el mito veterotestamentario del Jardín del Edén. Bajo el título: El reino y el jardín, el filósofo italiano se las ingenia para tratar del tema desde todos los puntos de vista: históricos y alegóricos. Con interpretaciones agudísimas, comenta el mito del Jardín divino desde lo que es: una fuente imperecedera de ideas creadoras, éticas y estéticas, que todavía hoy, en una sociedad descreída y cada vez más literal y plana, ahíta de prejuicios contra la religión y lo simbólico, tiene mucho que decir a quienes no quieran apoltronarse en los nuevos idearios de lo cómodo y trillado, alejados de los símbolos que llenan de sustancia intelectual la vida.

Oceanografía, Eliade
Una sorpresa por parte de la editorial madrileña Hermida editores  este mes es la obra, inédita en España, del gran estudioso rumano de las religiones y los mitos Mircea Eliade: Oceanografía

De Mircea Eliade hay mucho publicado en español, pero este libro era desconocido hasta la fecha, y es un regalo para el pensamiento; un festín para quienes gustan de las reflexiones de personas singulares que sólo están comprometidas con ellas mismas, y que muestran su libertad de ideas escribiendo sin tapujos de lo que les importa. Los ensayos que contiene este libro estupendo son de antes de la Segunda Guerra Mundial, y tratan de cosas del mundo de entonces, pero también, de asuntos intemporales: sobre la amistad, el amor, de las mujeres que se creen superiores o de los hombres que se creen más que otros (y todos y a todas los pone donde ese merecen); y también encontramos jugosos comentarios sobre la tristeza y sobre los modos de superarla; entre otros muchos temas que interesarán a un público amplio. Son reflexiones de un amante de la vida, pero a la vez, de un escéptico, de un hombre cultísimo y cosmopolita; y muy apropiadas para leer en tiempos de ramplonería cultural e ideologías simplonas y partidistas, porque Eliade estuvo siempre más allá de ellas.

Cuando los inviernos eran inviernos
La estupenda editorial barcelonesa Acantilado publica un ensayo puramente invernal con el que deleitarse en invierno, si es posible al calor de la lumbre; me refiero al trabajo del joven ensayista berlinés Bernd Brunner. Su libro Cuando los inviernos eran inviernos, en traducción del gran José Aníbal Campos, es una delicia de ensayo ligero; quiero decir, sin demasiadas pretensiones de erudición (tipo Agamben), aunque sí de información. Está en la línea de estos ensayos informativos y amenos que cuentan muchas cosas anecdóticas y que nos dejan absortos y admirados. La traducción de Aníbal Campos, excelente como todas las suyas, trasmite la sensación de agrado e información a la que aspira el ensayo, lleno de curiosidades sobre el invierno, el gran general que derrotó en Rusia a Napoleón al igual que a los soldados de la Wehrmacht. El gran invierno del que aprendieron a defenderse los seres humanos desde la época de las cavernas, y del que hoy disfrutan grandes y pequeños con los juegos en la nieve. El invierno que inspiró a poetas y compositores (escuchen por ejemplo, el maravilloso pasaje del "invierno" de las cuatro estaciones de Vivaldi); y que tan proclive es a la melancolía, pero también al regocijo navideño. En suma, un ensayo muy gratificante de leer. Por cierto, Acantilado publicó el pasado año un libro excepcional también con tema invernal: los poemas de Wilhelm Müller sobre el invierno, el Winterreise, con música del grandísimo Franz Schubert. El autor del libro es el gran barítono Ian Bostridge,




Otros libros mencionados:































domingo, 17 de noviembre de 2019

Libros para este otoño (II) Stamm, Breton, Campbell, Barea…


Miscelánea literaria

La editorial barcelonesa Acantilado publica otra novela del escritor suizo Peter Stamm (1963): Monte a través, en versión castellana del gran traductor de alemán José Aníbal Campos. Antes que «novela» podríamos denominarla más bien un relato largo si nos atenemos a que un solo hecho inesperado desata el resto de lo que sucede, y la narración de lo que sucede es más o menos lineal en el tiempo.
El hecho inesperado es la desaparición voluntaria y espontánea de Thomas, marido de Astrid. Una noche de verano ambos están sentados en el porche de su casa bebiendo un acopa de vino; los niños  se han acostado.  Astrid se ausenta un momento y entonces Thomas se levanta, sale por la cancela del jardín y se adentra en la noche para comenzar a andar sin rumbo fijo. Se va de casa con lo puesto, aunque lleva encima algo de dinero suelto y una tarjeta de crédito; ésta le servirá más adelante para aprovisionarse y pertrecharse cuando le parece evidente que prolongará su ausencia no sólo por unos días, sino por tiempo indefinido. Ese tiempo se alarga; mientras, su esposa tendrá que lidiar con el hecho de la desaparición de su marido. ¿Cómo reacciona? ¿Cómo cambia su vida? ¿Cambia su carácter? ¿Hace algo por buscar a su marido? Eso es lo que sabrá el lector a la vez que prosigue la historia de la fuga de Thomas.

Monte a través
La novela es un poco hierática: Stamm describe los lugares por los que pasa el marido y padre en fuga, además de su vida solitaria y sus encuentros breves con personajes insignificantes que de cuando en cuando aparecen en la historia. La narración de la marcha y vagabundeo de Thomas se alterna con los pensamientos y la descripción de la vida también solitaria de la mujer que permanece en su sitio, cuidando del hogar y de los niños.

La trama es cuando menos singular, no del todo increíble, pero poco verosímil a causa de la falta de sentido en sí del hecho de largarse el marido (nunca parece darse una razón concluyente, porque no la hay).

El marido camina por montes y montañas, sin cuestionarse su desvarío, con bastante apatía; vive solitario o durante breves intervalos junto a otras personas que le ofrecen trabajos esporádicos… tiene un accidente… ¿qué pasa entonces? No lo desvelaré. El lector tendrá que dejarse llevar por la prosa armónica de Stamm, pausada, como los pasos del caminante. Monótona a menudo, siempre inquietante en su desnudez.

La mujer es una persona insulsa, el marido es insulso… la acción no es trepidante… ¿un reflejo de esta sociedad actual en la que los miembros de la clase media acomodada han perdido el norte de sus vidas? Tal vez el relato tiene un mensaje oculto que el lector desvelará al final… tal vez no hay ningún mensaje. A quien siga la obra de Peter Stamm este relato no lo decepcionará, para cuantos no conozcan a este autor será una oportunidad de hacerlo. Buen trabajo de traducción por parte de Aníbal Campos. Aquí, otros libros de Peter Stamm en Ciudad de Azófar.


Un libro estupendo que publicó Tusquets en 2018 pero que sólo ahora hemos podido leer es la «novela» de Olivier Guez sobre la desaparición del asesino médico nazi Josef Mengele: La desaparición de Josef Mengele, en la excelente traducción de Javier Albiñana.

Josef Mengele
En realidad más que una novela (¡término tan amplio!) es un relato o crónica de tono periodístico basado en los datos y los testimonios fiables de los que el autor ha dispuesto con muy buen tino, con los que reconstruye la historia probable del asesino nazi y su exilio en Suramérica.

Primero en Argentina, donde Mengele fue relativamente feliz, más tarde en Paraguay, donde comenzó una temerosa clandestinidad, y al final, en Brasil,  donde murió y vivió miserablemente, vemos a Mengele tal como parece haber sido en realidad: un fanático nazi, bien educado, culto—amante de la ópera, biólogo, antropólogo, médico—pero un ser miserable y un monstruo desde el punto de vista humano. Ayuno de empatía con los demás, de mente fría y equidistante, posesivo, agresivo y egoísta… en fin, un maravilloso espécimen de personaje del mal.

Es magnífico la descripción del marco histórico que describe Olivier Guez, sobre todo, el entramado que tienen estructurado los ex dirigentes nazis en Argentina y Paraguay. En la Argentina del presidente Juan Domingo Perón los nazis viven respetablemente y sin ser molestados. Perón admiraba a Hitler y estaba deseoso de convertirse en el dictador que liberase a la clase obrera de la opresión del capitalismo.

El paraíso para los nazis que fue la Argentina de Juan Domingo Perón y Eva Duarte «Evita» terminó con la caída de Perón. Los gobernantes posteriores se distanciaron de la ayuda peronista a los nazis. Mientras, en Europa, sobre todo en Alemania, se iba tomando conciencia de lo que pasó en el Holocausto y ciudadanos y grupos de presión en el extranjero, sobre todo en Israel, lograron que se dictaran órdenes de búsqueda y captura contra ex miembros de las SS y criminales de guerra nazis. Josef Mengele comenzó a sentirse perseguido y tuvo que ocultarse y vivir en la clandestinidad. El libro es amenísimo en este sentido: relata con detalle la vida oculta que tuvo que soportar Mengele; cómo se dejó llevar por el temor a ser descubierto o denunciado. Perdió el aplomo, degeneró psicológicamente (tenía un carácter horrible que se avinagró todavía más a causa de la soledad y la incomprensión de su entorno, etc. El monstruo que fue queda muy bien descrito en este libro interesantísimo, que además huye de descripciones de horrores innecesarias.

Más libros de otra índole a continuación

viernes, 25 de octubre de 2019

Libros para este otoño (I)

Este otoño de 2019 se conmemoran 500 años de la gesta del marino portugués Fernando de Magallanes, el intento de realizar su sueño: llegar a las Islas de las Especias a través de los océanos Atlántico y Pacífico. La empresa la terminó Juan Sebastián Elcano, marino español que acompañaba a Magallanes y que, a la muerte de éste, lo sustituyó como comandante del único barco que quedó de los cinco que en un principio acometieron la aventura. 

El gran escritor austríaco Stefan Zweig narró las peripecias y vicisitudes de la expedición de Magallanes en su libro homónimo: Magellan. Der Mann und seine Tat  [Magallanes. El hombre y su gesta], publicado en 1938. 

Magallanes, Stefan Zweig
El libro en sí, desde el punto de vista narrativo, es extraordinario, como todos los ensayos y biografías que escribió Zweig. Ameno, pleno de épica y aventura. Sin apenas darse cuenta, el lector se ve trasladado al mundo de marinos, tempestades y tierras desconocidas que poblaba la imaginación de los hombres que vivieron entre los siglos XV y XVI. Fueron épocas en que la tierra comenzaba a ensancharse gracias a navegantes intrépidos y a osados descubridores. 

Zweig empatiza con el protagonista portugués —quien siempre gustó llamarse Fernão de Magalhãesy es una delicia seguirle en  la descripción de los estados de ánimo y la psicología del intrépido y templado marino, el cual también había sido hombre de guerra, soldado. Caído en desgracia ante el rey de Portugal por la cerrazón y soberbia de éste, Magallanes no tuvo más remedio que exponer la idea de su sueño al rey Carlos I de España (V de Alemania). El monarca aceptó, y así, el proyecto y la gesta acabaron perteneciendo a España. 

El libro cuenta las peripecias del viaje, muchas y muy sonadas: desde los intentos de sabotaje del viaje antes de partir, por parte de infiltrados portugueses, hasta la traición de los capitanes españoles una vez ya emprendido el viaje; sin olvidar tampoco los buenos momentos que los marineros pasaron en  algunas islas en las que fueron acogidos por los nativos (y las nativas) como seres superiores y agasajados como tales.

Zweig trata la figura de Magallanes como la de un hombre de genio, cual creador imbuido de una idea que necesita llevarla a cabo incluso si es preciso con el sacrificio su vida. Magallanes fue para Zweig uno de esos seres privilegiados que mueven la Historia, gracias a los que avanzan los demás hombres por sendas nuevas. 

Quien queda malparado en el libro es Juan Sebastián Elcano. En general, todos los españoles quedan malparados, como tipos llenos de orgullo y soberbia que se creen mejores que el portugués, al que suponían de menor alcurnia, y quien obedecían con envidia y rabia contenidas. Elcano es para Zweig un segundón, un aprovechado que gracias a la desgracia de Magallanes (murió en combarte contra una tribu indígena en la isla de Mactán, en Filipinas) completó la gesta soñada por el portugués. Y fue Elcano quien se granjeó todos los honores a su regreso a España. Zweig Nara las peripecias de manera impecable, con grandilocuencia épica a menudo, elegíaca, también, pero es algo que no molestará a los lectores interesados en conocer aquella aventura, así como a cuantos admiran el genio narrativo del autor de tantas biografías y novelas. 

La edición que comentamos, publicada en la actualidad por la editorial madrileña Capitán Swing, recupera la traducción que en los años cincuenta del pasado siglo publicó la Editorial Juventud. A pesar de que en los tomos originales de Juventud la firma «José Lleonart», y en esta nueva edición la firma «José Fernández», suponemos que es el mismo texto, pues ambos son idénticos si omitimos alguna pequeña enmienda. Es una buena traducción que se lee bien, algo grandilocuente el estilo, pero casa bien con la épica que quería transmitir Zweig.



Obras «completas» de Zweig, Editorial Juventud


Nuevos libros de Filosofía en Hermida Editores


La tenaz editorial madrileña Hermida Editores publica estos días varios libros de filosofía, inéditos en castellano. Son de autores que están en la línea de los que este sello está publicando desde hace un par de años: Ciorán, Shestov, y ahora Gadamer y Benjamin Fondane. (De este último autor véase aquí la reseña que publicó este blog). 

Un epistolario breve entre Cioran y la filóloga y profesora de filosofía, la alemana Friedgard Thoma, nos presenta a un Cioran ya mayor un tanto seducido por la vivaracha mujer, bastante más joven. El idilio fue corto, partiendo de un primer impulso amoroso la relación se transformó en amistoso intercambio de ideas. Las cartas están comentadas por la propia Friedgard Thoma y muy bien traducidas por el gran traductor José Rafael Hernández Arias. El título del libro es Por nada del mundo. Un amor de Cioran. El mismo traductor firma la traducción de dos textos de Hans-Georg Gadamer: «Sobre la prehistoria de la metafísica» (que da título al libro) y «Ser, espíritu, Dios». Gadamer, el más avezado discípulo de Heidegger, siguió su propio camino pero sin olvidarse nunca de las reflexiones de su gran maestro sobre la historias de la metafísica. Decía que después de Heidegger era imposible ver la filosofía con los ojos de antes, había que verla con una nueva mirada, más abierta y liberadora, tal y como proponen estos dos interesantísimos trabajos. 

Entre los inspiradores del existencialismo —y también de Heidegger— se encontraba el filósofo ruso Lev Shestov. La editorial Hermida está publicando su obra, poco divulgada en España (más en  Latinoamérica) —aunque ya contábamos con algunas traducciones al castellano de hace décadas—. Aparte de otros dos libros de Shestov ya publicados recientemente en traducciones nuevas (Atenas y Jerusalén y Apoteósis de lo infundado), acaba de aparecer el tercero: Potestas clavium, el poder de las llaves. Muy en la línea de los anteriores, Shestov desconfía de la ciencia y de la filosofía racionalista para ampararse en pensadores de la talla de Pascal y Kierkegaard o incluso en Lutero, Dostoiewski y Shakespeare.





jueves, 17 de octubre de 2019

Benjamín Fondane: El filósofo de la inquietud


Edición y prólogo de Gonzalo Torné
Introducción de Alejandro Roque Hermida
Hermida Editores, Madrid, 2019, 232 páginas, 19 euros.


Benjamin Fondane
Fichte afirmaba que el tipo de filosofía que uno elige depende de la clase de hombre que se es, del carácter. Kant, de temperamento templado, instauró una filosofía estrictamente racional; y el bombástico Hegel, la glorificación de lo absoluto: lo real es racional, y lo racional real. El saturniano Schopenhauer fue pesimista cósmico, e imaginó una voluntad irracional que nos domina mientras nos masacramos los unos a otros: la razón no evita el sufrimiento—sostenía—que es lo radical, porque existimos sufrimos. En esta línea prosiguieron Kierkegaard y Nietzsche, que vieron en la existencia angustia y tragedia. El poeta, dramaturgo y filósofo Benjamin Fondane (Wechsler de nacimiento, 1898-1944), judío rumano, leyó con pasión a estos dos iconoclastas de la razón, y quedó seducido por su lucidez trágica.
Con 25 años Fondane se instaló en París, se casó con la francesa Geneviève Tissier y, en 1938, obtuvo la nacionalidad gala. Aunque empezó a escribir en rumano desde muy joven bajo el pseudónimo de B. Fundoianu, más tarde escribió siempre en francés. Trató con dadaístas, surrealistas y artistas de todo género (Man Ray lo inmortalizó en un célebre retrato dadá). Fundó una compañía de teatro y estuvo al frente de una revista literaria. Fue traductor, crítico de cine y hasta dirigió una película surrealista («Tararira») durante una breve estancia en Argentina.
Interesado en la filosofía, sin ser un académico, ganó fama como polemista. Su encuentro con el filósofo ruso Lev Shestov (Atenas y JerusalénApoteósis de lo infundado) fue decisivo. A raíz de conocerlo se convirtió en su discípulo más acérrimo. En Shestov, vio Fondane la encarnación del existencialismo más puro, de esa «tradición oculta de la filosofía», como la denomina el excelente traductor Gonzalo Torné en su esclarecedor prólogo, a la que sólo han pertenecido los «raros» del pensamiento.