jueves, 1 de diciembre de 2016

Sarah Bakewell: "Los existencialismos" y "Una vida con Montaigne".

La filósofa británica Sarah Bakewell publicó en 2016 su esperado nuevo libro: "En el café de los existencialistas" (Ariel), traducido del inglés por Ana Herrera Ferrer (traductora asimismo de libros tan recomendables  como "El exilio imposible" sobre los últimos días de Stefan Zweig  y "De la amistad extrema. Montaigne y La Boètie".

Dejo aquí el texto de la reseña de este título, publicada también en el suplemento cultural "Babelia", del diario "El País" el 11 de octubre de 2016.


Sarah Bakewell
En el café de los existencialistas.
Traducción de Ana Herrera Ferrer.
Ariel, Barcelona, 2016, 528 páginas, 22.90 euros. (Electrónico, 13.99).

Existencialistas
La autora del exitoso Cómo vivir. Una vida con Montaigne (Ariel), la filósofa británica Sarah Bakewell (1963), vuelve con otro libro que no envidia al anterior en rigor e información, aunque esta vez el tema sea más ambicioso —nada menos que una “historia del existencialismo”—, y tenga muchos personajes. Presentado con el atractivo de lo prohibido: el sexo, el café y los cigarrillos, para provocar y atraer a un público mayoritario, en realidad, este gran ensayo trata de ideas y de la filosofía hecha vida —“habitada”, según Iris Murdoch—; por eso importan mucho las biografías de unos pensadores cuyo principal afán fue indagar en el hecho esencial de existir aquí, en el mundo, y comprometerse con lo vivido siendo “auténticos”.
Jean PaulSartre, Simone de Beauvoir y Martin Heidegger son los protagonistas; acompañándolos destacan Albert Camus, Maurice Merleau-Ponty o Raymond Aron, cuyos escritos tuvieron enorme relevancia después de la II Guerra Mundial; aparecen también Hannah Arendt, Simone Weil o Edith Stein. Y sí, es verdad, la filosofía existencialista nació y se desarrolló acompañada de café (o de cocteles de albaricoque), nicotina, amores y música de Jazz, porque quienes la emprendieron eran jóvenes ansiosos de sabiduría y libertad. Debatían en los cafés y vivían a salto de mata, pugnando por transmitir sus novedosas ideas.

domingo, 20 de noviembre de 2016

Miscelánea literaria: mesa de novedades: narrativa.


De entre la multitud de libros que han ido llegando a las librerías españolas desde el mes de septiembre recomiendo tres de narrativa —muy distintos entre sí— que he leído recientemente:


De noche, bajo el puente de piedra
Aventuras fantásticas de la vieja Praga

Traducción de Cristina García Olrich
Barcelona, 2016

“La mayor parte de las veces sólo lo que es falso en sí mismo tiene un cierto espíritu. Es como si así los hombres quisieran expresar su aversión por la realidad, que está absolutamente privada de fantasía” Alexander Lernet-Holenia.

Este pensamiento del autor de la extraordinaria novela El estandarteque los editores de Libros del Asteroide han consignado al final de De noche bajo el puente de piedra, pone un excelente colofón a estas aventuras fantásticas acaecidas en la vieja Praga y muy bien contadas por Leo Perutz, un escritor célebre en su época y cuya obra, por desgracia, aunque traducida en parte al castellano, ha pasado desapercibida.

(En realidad, no es una novedad, pues Libros del Asteroide reedita en nueva edición la traducción ya existente de García Olrich que la editorial Muchnik Editores en 1991).

Es un libro muy entretenido, lleno de emoción y misterio, que sin duda habría hecho las delicias de Franz Kafka si hubiera podido leerlo. Recopilación de aventuras, desventuras y avatares acontecidas en la mágica Praga de los siglos XVI y XVII, nacidas de la imaginación del gran escritor Leo Perutz (Praga, 1888- Bad Ischl, 1957), judío sefardí de origen, aunque de habla alemana.

Libro lleno de enigmas y sucesos maravillosos en el que lo fantástico y la magia se dan la mano e intervienen en la realidad. “En la corte de Praga, escribió en una ocasión el embajador de España a su rey, lo extraordinario es cotidiano y a nadie sorprende”. Rodolfo II, el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, mantenía a los cortesanos en la miseria mientras él se gastaba los escasos fondos que le quedaban en comprar pinturas para su exclusivo gabinete de curiosidades. El judío Meisl era el hombre más rico de Praga y prestaba dinero a troche y moche, también al emperador. Alrededor de estas dos figuras principales encontramos a otros tantos personajes y personajillos protagonistas de historias curiosas; no son historias que cuenten sucesos procaces o escabrosos, ni hechos criminales, sino anécdotas que ilustran golpes de suerte o casualidades que conducen a inesperadas venturas o desventuras, siempre preciosas e inesperadas. Lectura muy grata de parecido sabor al de los cuentos maravillosos que leíamos de niños. Muy buena traducción del alemán de Cristina García Olrich.   


Carver, Todos los cuentos
                                                 
                                      ******
Todos lo cuentos
Traducción de Jesús Zulaika y Benito Gómez Ibáñez
Anagrama, Barcelona, 2016.

Una edición muy asequible que merece la pena porque reúne los cinco libros de "cuentos" o historias breves publicados por editorial Anagrama en volúmenes sueltos de este gran escritor estadounidense. Vemos en estos cuentos, "realistas" a la manera de Chéjov —uno de los autores favoritos de Carver—, las vidas de innumerables personas de la Norteamérica contemporánea; vidas anodinas las más, de personas aparentemente sin sustancia, aunque de la mano del genio de Carver todas tienen algo que enseñar, algo que hacernos ver, aunque sólo sea la miseria de la cotidianidad amarrada a su propio silencio, de la falta de espíritu
(la misma falta de espíritu que ha llevado al triunfo de Trump en Estados Unidos, cabría añadir hoy).

Cuentos breves y más extensos; algunos sólo nos permiten ver un retazo, un atisbo de vivencias más completas o de ninguna vivencia; abundan los que son meros chispazos, meros atisbos de hechos, de hogares, de parejas, niños y ancianos. Otros constituyen historias con nudo y desenlace. Todos forman un mosaico de acciones y de hechos iguales a los que acaecen a diario a nuestro alrededor o incluso acaecieron alguna vez en nuestras vidas o las de nuestros conocidos. Carver a menudo nos deja con el mal gusto en la conciencia (a menudo hemos tenido ganas de tirar el libro); otras, nos hace reír. Pero siempre, siempre —a pesar de todo— nos atrapa para que sigamos leyendo. Por cierto, esta nueva colección de Anagrama en la que se publica ahora este libro de Carver, llamada Compendium, ha publicado también los Cuentos de Roald Dahl, tres novelas de Jack Kerouak y otras de William Burroughs y Charles Bukowski, entre otros títulos no menos enjundiosos.

******


Evgueni Zamiatin
Nosotros
Traducción de Alejandro González
Hermida Editores, Madrid, 2016


Nosotros, Zamiatin
Una inquietante narración de corte futurista, muy crítica con las utopías totalitarias —que siempre terminan en distopías—, y que tiene como escenario un mundo en el que aparentemente todo está dispuesto para la felicidad de los individuos, un mundo "feliz" en el que todo está regulado por el Estado, de manera que los ciudadanos dejan de contar como entes de pensamiento autónomo.

Un día, algunos a los que esa felicidad y esa racionalidad no los satisfacen comienzan a rebelarse en su interior contra la uniformización, contra el pensamiento comunitario y totalizado y comienzan a buscar sus caminos individuales. Una misteriosa mujer, un mundo subterráneo de "hombres libres" y un protagonista que empieza a comprender y rebelarse dan pie a una novela singular tanto por su estilo cortante y eficaz, muy bien traducida por Alejandro Ariel González, como por su contenido, imaginativo y de plena actualidad en un mundo cada vez más amenazado por populismos y fundamentalismos que ofrecen la salvación por mediación de líderes ideales; y en el que los avances omnívoros de la técnica contribuyen a convertir nuestras vidas en frágiles ventanas de cristal demasiado transparentes.

Algo antes de que lo hicieran George Orwell con 1984 y Aldous Huxley con Un mundo feliz, el ruso Evgueni Zamiatin imaginó un mundo futuro nacido del espíritu de utopía que dicta la felicidad para todos a costa de la enuncia a las singularidades individuales. Novela imprescindible del género distópico.


Comentario de la editorial:

"La novela Nosotros refleja las terribles consecuencias de los regímenes totalitarios que al comienzo del siglo xx se encontraban en pleno auge. En el futuro nuestro estilo de vida en sociedad basado en la «libertad individual» es un estilo de vida salvaje, desorganizado y nómada. En esta sociedad del futuro los sueños constituyen una grave enfermedad psíquica, la libertad sexual es vista como un acto practicado por bestias salvajes, y la libertad personal está estrechamente vinculada al crimen.
Ahora los antiguos humanos que viven en libertad están separados por un inmenso muro de la ciudad de cristal, donde viven los protagonistas de la novela despojados de su humanidad, de su «yo», convertidos en números: el «nosotros». Esta nueva sociedad está bajo el control del Bienhechor, donde rigen normas que tienden a hacer divino lo lógico, donde sólo lo racional es bello y donde las pasiones están reguladas aritméticamente: «cualquier número tiene derecho a cualquier otro como producto sexual». Los hombres se han situado a la altura de Dios, han vencido al demonio, que para ellos significa la violación de toda prohibición, y son sometidos a una operación quirúrgica por la que se les extirpa la imaginación y la fantasía, lo que traerá consecuencias irreversibles.
Esta es la primera traducción fiel al estilo de escritura tan peculiar de  Evgueni Zamiatin en Nosotros, acorde con el ambiente futurista en el que se desarrolla esta novela, precursora del género distópico de Aldous Huxley y George Orwell".


martes, 15 de noviembre de 2016

Tres filósofos creadores



El suplemento cultural "Babelia" del diario El País publicó mi reseña de este estupendo libro de Juan Arnau, editado por Atalanta, en agosto de 2016; recupero ahora el texto para llamar la atención de nuevo sobre este magnífico ensayo filosófico.


Juan Arnau
La invención de la libertad
Atalanta, Vilaür (Girona), 2016, 288 páginas, 23 euros.


La invención de la libertad
Entre los siglos XIX y XX destacaron tres grandes filósofos, hoy un tanto postergados: el norteamericano William James, el francés Henri Bergson y el británico Alfred North Whitehead. Según Juan Arnau (Valencia, 1968) —astrofísico y filósofo—, defendieron a ultranza la libertad y el indeterminismo en una época en la que el materialismo mecanicista amenazaba con someter a la filosofía; abogaron por la metafísica cuando la norma era defenestrarla y opusieron la actividad creadora de la vida a la rigidez de las ciencias cuantificadoras. Los tres expresaron a su manera que el universo es mucho más que un complicado entramado explicable y predecible sólo con leyes fijas; lo veían como un organismo vivo cuyo destino no está escrito en fórmulas matemáticas, sino pautado por la libertad característica de la vida consciente. Fueron “optimistas” cuando triunfaba el existencialismo y demás filosofías del lamento porque creían que allí donde reina la libertad puede suceder todo, hasta que las imperfecciones del mundo desaparezcan.
  James defendió el “pragmatismo”, una filosofía que combinaba creencias religiosas con el empirismo radical. Decía que del universo sólo percibimos lo que nos compete, lo que ponemos en él; pero, ¿y todo lo que se nos escapa? ¿Por qué tratamos de explicar lo grande e inmenso desde lo reducido y pequeño? Bergson fue un profesor de éxito a cuyas clases también asistió Marcel Proust; explicó el tiempo entendiéndolo como “duración”, la temporalidad interior de cada cual, diferente del tiempo medido por el reloj. Suponía que la mecánica materialista nunca explicará lo mental y que la libertad nace de las profundidades del ser. Celebró la riqueza de la conciencia, la cual no consideraba producto del cerebro, lo contrario de lo que pregonan hoy las neurociencias. Whitehead, matemático y metafísico, apreció la ciencia pero insistió en contar con lo que la une con las humanidades; se preguntó si la mentalidad científica del mundo moderno no será un ejemplo de “provincianismo mental”.
Estamos ante un libro inteligente y valiente por lo intempestivo. A la par que Arnau rescata para la actualidad las teorías de estos tres filósofos creadores, las unifica desde su propia visión —fértil y caleidoscópica— de la vida y la conciencia. Con ellos, cuestiona la seguridad con la que el craso monismo materialista que domina el mundo hipertecnologizado se arroga el derecho de responder a las preguntas más esenciales del ser humano, de explicar las emociones y creencias con neuronas y neuroconectores. Para Arnau, lo mismo que para James, Bergson y Whitehead, el gran organismo despierto y activo que es el universo siempre está en evolución libre, al compás de sus propios hábitos y latidos, y ninguna ley científica, por muy probada que parezca, podrá limitar eternamente su riqueza creadora y sorprendente. Luis Fernando Moreno Claros

Otros libros de Juan Arnau en Atalanta:

Manual de filosofía portátil

Bhagavadgita


jueves, 10 de noviembre de 2016

Nueva vida de Franz Kafka


La espléndida biografía de Franz Kafka, de Reiner Stach, por fin en castellano.


Rainer Stach
Kafka
Vol. I: Los primeros años, los años de las decisiones (1); Vol. II: Los años de las decisiones (2). Los años del conocimiento. 2.368 págs, 85 euros.
Traducción de Carlos Fortea. Acantilado, Barcelona, 2016.
Rainer Stach


Todo cuanto se diga en elogio de esta inmensa biografía de Kafka es poco. Los tres tomos originales, aparecidos en Alemán entre los años 2002 y 2014, los publica ahora la editorial Acantilado en un soberbio estuche que contiene dos volúmenes lujosamente encuadernados, y que en conjunto abarcan 2.368 paginas. Carlos Fortea es el traductor, y su trabajo es espléndido. La obra se lee con sumo placer pues, además de estar muy bien escrita en el original, le hace honor la traducción española; ademas, está claramente estructurada, es muy informativa y sobre todo muy interesante y amena porque está escrita con agilidad y un desarrollo narrativo muy bien pensado mantiene el interés del lector.

Stach dedicó dos décadas a completar su biografía de Kafka. La idea de consagrarse a semejante tarea nació de la admiración  que le causó leer los escritos más íntimos de Kafka, los diarios y la correspondencia. De ahí nació su interés por comprender al hombre Kafka.

En 2002 apareció en Alemania el primero de los tres tomos de los que consta la biografía completa: Kafka. Die Jahre der Entscheidungen (Los años de las decisiones).

El biógrafo no comenzaba en este tomo por la infancia de Kafka, sino por la época más conocida del autor praguense, la que Stach llama "época de las grandes decisiones", y que comprende los años entre 1912 y 1915. Es entonces cuando Kafka conoció a Felice Bauer, cuando escribió relatos tan emblemáticos como "la condena" y "El fogonero" (el primer capítulo de América o El desaparecido), publicó su primer libro: Contemplación; además, concibió y escribió el famosísimo relato La transformación y los capítulos que nos han quedado de su novela más conocida: El proceso

El segundo volumen de la trilogía vio la luz en 2008, bajo el título de Die Jahre der Erkenntnis (Los años del conocimiento). Fueron los años de la plena madurez de Kafka; tras la ruptura definitiva con Felice, se enamoró de Julie Wohryzek, y poco después de Milena Jesenská (véase las "Cartas a Milena"). En 1917 Kafka tuvo el primer brote de tuberculosis, la enfermedad fue a peor conforme pasaba el tiempo. Ya muy enfermo escribió El castillo y algunos de sus mejores relatos: "Un artista del hambre", "Primer dolor" o "Josefina la cantante y el pueblo de los ratones". La tuberculosis de laringe le causó la muerte el 3 de junio de 1924.